Especialización

Traducción Jurídica – Derecho Mercantil

La experiencia profesional de Lecours, Hébert hace posible que nuestros clientes superen las barreras idiomáticas y brinda servicios que dan respuesta a las necesidades de las empresas que se esfuerzan por ampliar sus campos de acción.

Durante años, el bufete de abogados Lecours, Hébert ha sabido desarrollar su dominio de los idiomas inglés, francés y español. Así, El despacho tiene vocación para trabajar tanto para empresas locales como extranjeras que operan más allá de sus fronteras, lo que permitió que adquiriéramos la experiencia necesaria para satisfacer las necesidades que usted pueda tener en el campo de las traducciones legales.

De hecho, creemos que las traducciones legales no solamente exigen un dominio del idioma, sino también estar familiarizado con el sistema jurídico y sus prácticas en las que se espera que el contrato produzca sus efectos.

Este dominio del idioma y del derecho es fundamental debido a la precisión que se exige en una traducción legal. En relación a una traducción corriente, el desafío consiste en conservar la efectividad de derechoa que debe mantener el contrato traducido. Este objetivo se alcanza solamente si el texto traducido continúa impregnado del significado del discurso jurídico inicial.

En algunos casos, se trata de traducir un contrato a otro idioma pero dentro del mismo sistema jurídico. No se trata simplemente de traducir palabras y conceptos y de colocarlos unos tras otros. El enfoque de la firma consiste en traducir, en el idioma de destino, las consecuencias jurídicas en sí mismas, de acuerdo con la intención inicial de las partes. Es de fundamental importancia no traicionar la intención del autor. Una desviación en la traducción, aunque mínima, podría llevar a resultados perjudiciales.

En otros casos, se trata de traducir un contrato al mismo tiempo que se pasa de un sistema jurídico a otro sistema jurídico extranjero. La experiencia que la firma adquirió hace posible que Lecours, Hébert comprenda los objetivos del contrato, así como también los conceptos fundamentales del sistema legal de destino. Desde este punto de vista, se hace sencillo traducir un contrato de acuerdo con la intención de las partes del contrato, al mismo tiempo que se adaptan los conceptos legales al sistema legal extranjero.

Asimismo, como miembros del Colegio de Abogados de Quebec, los abogados del bufete están sometidos al Código de Ética, cuya primera norma es la confidencialidad. Esta obligación es fundamental cuando se trata de transmitir información sensible.

Por consiguiente, las empresas comerciales locales y extranjeras que pretenden negociar y comunicarse con sus socios internacionales no dudan en confiarnos la confección o la traducción de sus documentos legales. Estas empresas saben que cuando se trata de asuntos legales la calidad no debe ser objeto de transacción.