Saepe id ex meo socero audivi

Muchas veces le oi esto a mi suegro.

Saepe in eum locum ventum est ut

Con frecuencia las cosas llegaron a tal punto que.

Salus populi suprema lex esto:

El bien del pueblo sea la suprema ley. Frase que pronunciaban los romanos cuando la República se hallaba amenazada de un grave peligro. Indica que todas las prescripciones legales han de subordinarse al bien de la patria. Parece estar tomada del libro De Legibus III de Cicerón. Frecuentemente se la emplea para significar que el interés colectivo debe informar toda disposición legal con preferencia a los interese individuales. Hacen uso indebido de esta locución los que la aplican al cuidado que ha de tener el Estado de la salud corporal, higiene, etc.

Salutem et apostolicam benedictionem:

Salud y bendición apostólica. Fórmula de salutación con la que los Romanos Pontífices suelen sellar las bulas.

Salvator mundi:

Título de la bula publicada por Bonifacio VIII, en la que se desposeía al rey de Francia, Felipe IV, del derecho de tributos del clero, sin permiso expreso del Sumo Pontífice.

Sancta simpliciter!:

Santa sencillez!. Frase que, dicen, pronunció, Juan Huss (1369-1415), mientras se estaba quemando en la hoguera, al ver que una mujer, en un arrebato de fanatismo religioso, se acercaba echando a ella un haz de leña. Se dice que la exclamación de Huss fue de compasión por la ignorancia, y en este sentido es como se emplea comúnmente.

Sanctio:

Sanción. Acto solemne por el que el jefe de Estado confirma una ley o estatuto. La sanción es el acto jurídico que da fuerza a las leyes y las hace obligatorias, si a él sigue la promulgación.

Satiriasis:

Del griego satyriasis. Estado de excitación morbosa de los órganos sexuales masculinos, que impulsa al individuo a la consumación frecuente del acto venéreo.

Satis habeo haec dicere:

Me contento con decir esto.

Scalarum gradus male haerentes:

Peldaños de escalera mal asegurados.

Scrinium:

Archivo. En la antigua Roma era sinónimo de archivum, tabularium, y se aplicaba principalmente al del emperador, con el significado de oficina de la administración imperial. En el primer Imperio los scrinia eran cuatro: ab epistulis (para cartas), a libellis (libelos, compendios), a cognitionibus (estudios, conocimientos) y a memoria (memoria); durante el Bajo Imperio fueron también cuatro: epistolarum (de cartas), memoriae (de memorias), libellorum (de los libelos) y, probablemente, dispositionum (de las disposiciones), y a los jefes encargados de los mismos se daba el nombre de scriniarii o magistri scriniorum (archiveros o maestros de archiveros).

Se ad scribendum dedere

Darse a escribir.

Se ad voluntatem alicuius:

Plegarse a los deseos de alguien

Se alicui:

Unirse en matrimonio.

Se auctorare (or) auctorari:

Comprometerse. Salir garante, fiador.

Se comparare:

Prepararse, prevenir para.

Se concitare:

Lanzarse; incitar.

Se dedere alicui, alicui rei:

Consagrarse a alguien, o a algo.

Se dice en este principio que todo argumento que pruebe demasiado, esto es, que demuestre ser verdad aquello que se admite comúnmente falso, o que es falso al menos según el que usa de tal argumento; esto no tiene ninguna fuerza. La verdad de este princ

Se evolvere:

Irse rodando.

Se externis moribus:

Contaminarse con costumbres exóticas.

Se iactare de aliqua re:

Vanagloriarse de algo.

Se in hortis:

Esconderse en los jardines.

Se intendentibus tenebris:

Comenzando a extenderse las tinieblas.

Se luce orbare:

Quitarse la vida.

Se molestiis:

Librarse de los cuidados.

Se obligare scelere (u) obligari fraude:

Hacerse culpable de un crimen.

Se rudem fingere:

Hacerse pasar por ingenuo.

Sectio bonorum:

Sección de los bienes. Procedimiento de ejecución de los bienes, que empleaba el Estado Romano contra sus deudores. En los primeros tiempos, el Estado podía, sin necesidad de juicio, apoderarse de la persona del deudor del tributo, así como del que impedía la imposición de éste no presentándose a la operación del censo y venderle en el extranjero como esclavo y aun condenarle a muerte. Los encargados de la ejecución por Deudas al Estado eran los censores y, sobre todo, los cuestores; pero no podían por sí y ante sí privar a nadie de la libertad ni de la vida, sino que debían recurrir a la intervención de los cónsules. Este último procedimiento fue el empleado con preferencia vendiéndose en bloque los bienes en pública subasta, previo el anuncio correspondiente (sectio bonorum), siendo este procedimiento uno de los modos de adquirir la propiedad quiritaria, que pasaba al adquiriente, el cual estaba, además, protegido por el interdictum sectorium. Este procedimiento fue imitado por el pretor, aplicándolo a los deudores privados, en el de venditio bonorum (venta de los bienes).

Secundo amni:

Siguiendo la corriente; río abajo.

Sed nunc non erat his locus:

Pero no era ocasión para ello. Frase latina de la epístola de Horacio a los Pisones. Se aplica para dar a entender la inoportunidad de una cita o comentario.

Seditio:

Sedición. Tumultuoso levantamiento popular contra el soberano.

Seductio:

Seducción. Acción o efecto de seducir. Acción sugestiva ejercida por una persona en el ánimo de otra, para determinar su conducta en la dirección que se propone.

Senatus iussit ut:

El senado decretó que.

Sententiae apertae:

Pensamientos di fanos.

Sepulcri violatio:

Violación del sepulcro. En la antigua Roma, el sepulcro (que según las leyes comprendía la tumba, el monumento y el terreno, cuadrado o rectangular que la rodeaba) estaba consagrado a los dioses Manes y garantizado por la religión; por lo mismo, no podía venderse ni cederse en modo alguno. La violación del sepulcro consistía en alguno de los actos siguientes: destrucción del monumento, empleo de los materiales, inscripciones, estatuas, etc., para otros fines; transformación en propiedad privada o habitación ya fuese por venta o compra, ya por usurpación; introducción en la tumba de cadáveres sin derecho a ocuparla; exhumación de los cadáveres sin la autorización del gran pontífice o del emperador; robo de vestidos, joyas, etc.

Sermonem alicuius:

Las palabras de alguno.

Servus pecus:

Ganado, multitud. Nombre o calificativo que Quinto Horacio Flaco (65-8 a.C.) da a los imitadores.

Servus servorum Dei:

Siervo de los siervos de Dios. Título que se da el Soberano Pontífice (El Papa) al empezar los documentos oficiales.

Sese dedere:

Capitular.

Severitatem probo… sed eam modicam:

La severidad la pruebo… pero, eso sí, moderada.

Si audes:

Si quieres. Si lo juzgas conveniente.

Si fore vis sanus, ablue saepe manus:

Si quieres gastar salud, lávate a menudo las manos. Máxima y postulado de la escuela de Salerno, ratificado por los higienistas de todos los lugares y tiempos.

Si forte:

Si por azar.

Si fortuna volet, fies de rhetore consul:

Si la fortuna se empaña, pasarás de charlatán a cónsul. Refrán latino que tiene su más fiel interpretación en el dicho castellano: Suerte te dé Dios, hijo; que el saber poco te vale.

Si hoc fas est dictu:

Si est permitido usar esta expresión.

Si qua calamitas accidisset:

Si ocurriese alguna desgracia.

Si quis pepigerit ne:

Si alguno hubiese estipulado que no.

Si sciens fallo:

Si engaño a sabiendas.

Si tibi convenit:

Si te viene bien.

Si vales bene est, ego valeo:

Celebraré que estés bien, yo lo estoy.

Sibi coronam ad caput:

Una corona a la cabeza.

Sibi domum:

Escogerse una casa.

Sibi:

En sí mismo.

Similia similibus curantur:

Las enfermedades se curan con remedios semejantes. Principio fundamental de la homeopatía, en el que se expresa que las enfermedades se curan por aquellos remedios que producen efectos semejantes a los de la misma enfermedad que se trata.

Simul atque:

Tan pronto como.

Simul et hoc cogita:

Reflexiona al mismo tiempo sobre esto también.

Simulatio:

Simulación. Alteración aparente de la causa, la índole o el objeto verdaderos de un acto o contrato. En derecho, los aspectos más importantes de la simulación son tres: como causa de nulidad de los actos y los contratos, como delito y como medio para intentar eludir una obligación jurídica.

Sin minus:

Pero si no

Sine Baccho et sine Cerere firget Venus:

Sin Baco y sin Ceres, Venus siente frío. Locución que se emplea para significar, a contrario sensu, que la frugalidad es un factor importante en la continencia.

Sine die:

Sin día. Se emplea para significar que se aplaza para fecha indeterminada una resolución, acuerdo, etc.

Sine mercede:

Gratuitamente.

Sine nomine vulgus:

El vulgo a la muchedumbre sin nombre. Se dice aludiendo a las masas populares.

Sine numero:

Sin cuenta o sin número.

Sine qua non:

Sin lo cual no. Es una condicional.

Sine tua molestia:

Sin que esto te cause disgusto.

Sol lucet omnibus:

El sol brilla para todos. Se suele utilizar, entre otros casos, en defensa de uno a quien se intenta privar de un beneficio que debe ser común a todos los hombres. En castellano expresa lo mismo el dicho: Cuando Dios amanece, para todos amanece.

Solutio indebiti:

Pago de lo indebido. Cuasicontrato nacido de la conditio sine causa más importante entre las que admitía el Derecho Romano (conditio indebiti), introducido por el Digesto de la Instituta para impedir un enriquecimiento desprovisto de causa legítima, procedente de un pago hecho por error y que no correspondía a una deuda cierta de quien lo hizo o de un crédito propio de quien lo recibió. Es uno de los cuasicontratos.

Spem inter et metum:

Entre la esperanza y el temor.

Standum est chartae:

Estar a la carta. Refrán latino que equivale en el lenguaje jurídico aragonés a estar al instrumento con que se acredita algún derecho o se apoya determinada pretensión; significando, por consiguiente, “no que se ha de estar estrictamente a la letra del fuero, sino que no se ha de estar al fuero en habiendo carta: lejos de aludirse a la letra del fuero, se contrapone al fuero la voluntad individual”.

Stare ab aliquo:

Ser del bando de alguien, estar por alguien.

Status domus:

El estado de la casa.

Status:

Estado o condición.

Stipulatio:

Estipulación, compromiso

Stomachum in aliquem:

Su enojo contra alguien.

Stuprum:

Estupro. Violencia de una doncella. Acceso carnal de un varón con una mujer de buena fama, mayor de doce años y menor de veinte y tres, logrado con abuso de confianza o engaño. En sentido amplio cualquier género de deshonestidad. En sentido jurídico significó al principio toda acción sexual ilegal, comprendiendo hasta el adulterio; después, la unión sexual ilegal con persona libre de honesta vida; que es el sentido más generalmente admitido, aunque algunos toman la voz estupro en un concepto estricto aplicada para designar la desfloración de una doncella virgen.

Sua lege Damnatus:

Condenado con arreglo a su propia ley.

Suadeo tibi ne legas:

Te aconsejo que no leas.

Suae quemque fortunae paenitet:

Nadie est contento con su suerte.

Suapte manu:

De su propia mano.

Suas fortunas in dubium:

Su destino al azar.

Suas laudes cum aliquo:

Dividir su propia gloria con otro.

Suavi mare magno:

Es agradable contemplar el mar agitado. Pensamiento de Tito Lucrecio Caro (98-55 a.C.) en su Poema De Rerum Natura (De la Naturaleza de las Cosas).

Suaviter in modo, fortiter in re:

Suavemente en el modo, fuertemente en la cosa. Locución latina que indica la conveniencia de conciliar la energía con la suavidad en la gestión de los asuntos. Es Frase de Marco Favio Quintiliano (35-96) escritor de la época romana, quien la da como norma del éxito.

Sub (o in) dictione alicuius esse:

Estar bajo el dominio de alguien.

Sub hasta vendi:

Ser vendido en almoneda.

Sub iugum mittere:

Hacer pasar bajo el yugo.

Sub luce maligna:

Con luz escasa.

Sub nomine pacis bellum latet:

Bajo el nombre de paz se incuba la guerra.

Sub nomine pacis belum latet:

Bajo el nombre de la paz se incuba la guerra.

Sub oculis omnium:

A la vista de todos.

Sub tegmini fagi:

A la sombra de un hoyo. Hemistiquio de Virgilio, que se suele citar aduciendo a la tranquilidad del que vive en el campo, retirado de los negocios.

Sublata causa, tolliter effectus:

Quitada la causa, desaparece el efecto.

Successio:

Sucesión. Acción y efecto de suceder.

Sui liberandi gratia:

Para liberarse.

Sui librandi causa:

Para librarse.

Sum apud patrem, apud moderatorem:

Estoy en casa de mi padre, en el aposento del director.

Sumissa voce.

A mediana voz. Indicación latina usada antiguamente en el canto, y que luego fue substituida por la italiana sotto voce, piano, etc. para señalar la ejecución a mediana voz.

Summum jus, summa injuria:

El derecho más estricto es la suma injusticia. Frase tomada de Cicerón de su obra De Oficiis (Acerca de los Oficios), en la que el gran orador no hizo más que transcribir un antiguo proverbio. En el libro bíblico del Eclesiastés 7.17 se lee: noli esse justus multum (no quieras ser justo en demasía). Y Publio Terencio (185-159) a.C.) en Heautontim IV dice: Dicunt: jus summum saepe summa malitia (dice: el derecho sumo frecuentemente es suma malicia). Esta frase da a entender que la interpretación y aplicación rigurosa de la ley puede, en ciertos casos, constituir una verdadera iniquidad.

Summus mons:

La cumbre de la montaña.

Suo incommodo:

Por su propia desgracia.

Superavit:

Vocablo latino que en el comercio manifiesta que el exceso de haber o caudal sobre el debe u obligaciones de la caja, y en la administración pública, exceso de los ingresos sobre los gastos. No admite plural.

Superstitio in qua inest timor:

La superstición que anima el temor.

Supremum iter:

Efectuar el último viaje; el de la muerte.

Sustine et abstine:

Soporta y abstente. Máxima de los filósofos de la Escuela Estoica, que encierra la doctrina que dicta soportar los males inevitables y abstenerse de los placeres que se oponen a la propia libertad.