Bancarrota

Cesación o suspensión que hace un comerciante, u hombre de negocios, de su giro o tráfico, sin pagar sus deudas.Ruina económica.

Banquillo

Asiento en que se coloca el procesado ante el tribunal.

Base de cotización

Cuantía establecida por la ley según los regímenes y la categoría profesional, en función de la cual se calcula la cotización a la Seguridad Social.

Base imponible

Cantidad expresiva de una capacidad económica determinada, sobre la que se calcula el pago de los tributos.

Base liquidable

Resultado de practicar sobre la base imponible las reducciones establecidas por la ley para cada tributo.

Base reguladora

Cifra que, con base en la retribución y en el tiempo de cotización, determina la cuantía y la duración de las prestaciones de los beneficiarios de la seguridad social.

Bastantear

Declaración de que el poder es suficiente para actuar en un asunto concreto como apoderado de otra persona. En juicio, es preciso que un Letrado declare que es bastante el poder con el que actúa el procurador.

Beneficiario

Quien goza de un territorio, predio o usufructo recibido por gracia de otro superior, al cual reconoce. Persona a quien beneficia o favorece contrato de seguro, especialmente de los llamados de vida. Es la persona en cuyo favor se ha constituido un seguro, contrato, herencia, pensión etc. Es la persona que goza de un territorio, predio u usufructo que recibió. Relativo a quien se le da una ventaja.

Beneficiario de la expropiación

Persona en cuyo interés la Administración expropia un bien.

Beneficio

Derecho que compete por ley o cualquier otro motivo. Bien.Provecho.Utilidad

Beneficio de deliberar

El concedido por la ley al heredero para diferir la adición o repudiación de la herencia hasta que se haya hecho el inventario.

Beneficio de excusion

Derecho que asiste al fiador para pedir que el acreedor se dirija en primer término contra los bienes del deudor principal, cuyo embargo y venta judicial debe pedir antes de dirigirse contra el que dió fianza.

Beneficio de inventario

Derecho concedido al heredero para aceptar la herencia a condición de que el activo sea superior al pasivo, de forma que no se hará cargo de las deudas de la herencia, más que hasta donde cubran los bienes de la misma. Es el derecho que otorga la ley al heredero que acepta la herencia, de que ésta no se confunda con su patrimonio propio, sino que continue siendo un patrimonio diverso con acreedores y deudores especiales, de tal manera que los acreedores hereditarios no puedan exigir el pago de sus créditos, embargando los bienes propios del heredero. Escriche lo define como “el derecho que tiene el heredero de no quedar obligado a pagar a los acreedores del difunto más de lo que importe la herencia, con tal que haga inventario formal de los bienes en que consiste”. Esta circunstancia ya no exige el código civil vigente, cuyo articulo 1678 previene que “la aceptación en ningun caso produce confusión de los bienes del autor de la herencia y de los herederos , porque toda la herencia se entiende aceptada bajo beneficio de inventario aunque no se exprese. Derecho reconocido al heredero para aceptar la herencia, responsabilizándose por las obligaciones que gravan al causante hasta la concurrencia del valor de los bienes que se le transmite. El origen de la institución, señala Garrone, se remonta al derecho romano, siendo una consecuencia del carácter religioso que tenía la herencia en aquella época: el heredero debía continuar la persona del causante, no solamente por razones económicas sino por la continuación de los dioses o divinidades de la familia, operándose en consecuencia la confusión de patrimonios y respondiendo el heredero ultra vires hereditatis, es decir, más allá de la sucesión, con sus bienes propios por las deudas contraídas por el causante. La aceptación de la herencia, por lo común, se considera hecha sin tal beneficio. En la Argentina, sin embargo, la herencia se presum

Beneficios penitenciarios

Medidas que, articuladas como derechos en el marco penitenciario y con el fin de facilitar la reeducación y la reinserción social del recluso, permiten la reducción de la duración de la condena o el adelantamiento de la libertad condicional.

Bien jurídico

Todo aquello que pueda ser objeto de apropiación. Clasificación: 1-Las relativas a las cosas o bienes corporales: a-Fungibles y no fungibles, b-Consumibles por el primer uso y no consumibles, c-Bienes con dueño cierto y conocido y bienes sin dueño, abandonados o de dueño ignorado. 2-Las relativas a los bienes en general, abarcando tanto las cosas o bienes corporales, como los incorporales o derechos. a-Bienes muebles e inmuebles, b-Bienes corpóreos e incorpóreos, c-Bienes de dominio público y de propiedad de los particulares.

Bienes accesorios

Los que dependen de otros, o a ellos están adheridos.

Bienes adventicios

En el antiguo derecho, los que el hijo de familia que estaba bajo la patria potestad adquiría por su trabajo en algún oficio, arte o industria o por fortuna. Los que heredaba de propios o extraños.

Bienes alodiales

Los libres de todo gravamen o prestación señorial.

Bienes colacionables

Los sujetos o colación, ya por voluntad del testador, ya por mandato de la ley, a fin de asegurar el respeto de las legítimas, que pueden ser alterados por donaciones intervivos, a favor de otro heredero forzoso. Son colacionables los que, en la partición de una herencia, el hijo o descendiente del causante declara haber recibido en vida del de cujus y de propiedad de éste, con objeto de que sean acumulados a la masa hereditaria, para calcular la cuantía total de ésta, fijar las legítimas y descontarlos de la cuota correspondiente al que colaciona.

Bienes comunales (concejiles)

Los que pertenecen a un municipio u otra entidad local y están destinados al aprovechamiento de sus vecinos.

Bienes comunes

Aquellos cuyo uso y disfrute pertenece a todos los hombres, sin que pueda atribuirse particularmente a ninguna persona. V. g., el mar, playas, etc. En Derecho Civil, son también los que integran una comunidad de bienes, atribuidos proindiviso a varias personas.

Bienes de abadengo

Los que estaban situados en el territorio jurisdiccional de alguna autoridad eclesiástica, y se hallaban, por tal motivo, exentos de ciertas contribuciones.

Bienes de abolengo

Los heredados de los abuelos.

Bienes de dominio público

Los destinados al uso o servicio público. Dentro de la legislación española: “1.0 Los destinatarios al uso público, como los caminos, canales, ríos, torrentes, puertos y puentes construidos por el Estado, las riberas, playas, radas y otros análogos. 2.0 Los que pertenecen privativamente al Estado, sin ser de uso común, y están destinados a algún servicio público o al fomento de la riqueza nacional, como las murallas, fortalezas y demás obras de defensa del territorio, y las minas, mientras no se otorgue su concesión”.

Bienes fungibles

Aquellos bienes muebles en que cualquiera de la especie equivale a otro de la misma cantidad y en igual cantidad; como dos ejemplares de una misma edición. Los muebles de que no puede hacerse el uso adecuado a su naturaleza sin consumirlos y aquellos en reemplazo de los cuales se admite legalmente otro tanto de igual calidad.

Bienes gananciales

Los que adquieren por título común, lucrativo u oneroso, el marido y la mujer durante el matrimonio y mientras viven juntos.Para el CC “son bienes gananciales: 1.0 Los adquiridos por título oneroso durante el matrimonio a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los esposos. 2.0 Los obtenidos por la industria, sueldo o trabajo de los cónyuges, o de cualquiera de ellos. 3.0 Los frutos, rentas e intereses percibidos o devengados durante el matrimonio, procedentes de los bienes comunes o de los peculiares de cada uno de los cónyuges “. Lo son también lo ganado en el juego o lo procedente de causa que no obligue a restituir y, en general, todos los bienes del matrimonio, mientras no se pruebe que pertenecen privativamente al marido o a la mujer. No lo son los pagos parciales efectuados durante el matrimonio por créditos pagaderos en plazos y concertados, antes de contraerlo, por el marido o la mujer. El usufructo o pensión de uno de los cónyuges es bien privativo; pero son gananciales los frutos, intereses y pensiones devengados durante el matrimonio. Las expensas útiles en bienes privativos hechos con anticipos de la sociedad, o por industria de cualquiera de los cónyuges, son gananciales; lo mismo que los edificios construidos durante el matrimonio en suelo de uno de los esposos. Si de la dote, o del capital del marido, forman parte ganados, son gananciales las cabezas que excedan de las aportadas al matrimonio.

Bienes gravados

Todos aquellos sobre los cuales pesa un derecho real (servidumbre, censo, usufructo, uso o habitación).

Bienes inmuebles

Los que no se pueden transportar de una parte a otra sin su destrucción o deterioro. La enumeración de los bienes inmuebles se transcribe por su trascendencia: “1.0 Las tierras, edificios, caminos y construcciones de todo género, adheridos al suelo. 2.0 Los árboles y plantas y los frutos pendientes, mientras estuvieren unidos a la tierra o formaren parte integrante de un inmueble. 3.0 Todo lo que esté unido a un inmueble de una manera fija, de suerte que no pueda separase de él sin quebrantamiento de la materia o deterioro del objeto. 4.0 Las estatuas, relieves, pinturas u otros objetos de uso u ornamentación, colocados en edificios o heredades por el dueño del inmueble en tal forma que revele el propósito de unirlos de un modo permanente al suelo. 5.0 Las máquinas, vasos, instrumentos o utensilios destinados por el propietario de la finca a la industria o explotación que se realice en un edificio o heredad, y que directamente concurran a satisfacer las necesidades de la explotación misma. 6.a Los viveros de animales, palomares, colmenares, estanques de peces o criaderos análogos, cuando el propietario los haya colocado o los conserve con el propósito de mantenerlos unidos a la finca, y formando parte de ella de un modo permanente. 7.0 Los abonos destinados al cultivo de una heredad, que estén en las tierras donde hayan de utilizarse. 8.0 Las minas, canteras y escoriales, mientras su materia permanece unida al yacimiento, y las aguas vivas o estancadas. 9.0 Los diques y construcciones que, aun cuando sean flotantes, estén destinados por su objeto y condiciones a permanecer en un punto fijo de un río, lago o costa. 10. Las concesiones administrativas de obras públicas y las servidumbres y demás derechos reales sobre bienes inmuebles II”. Bienes inmuebles, suelen clasificarse así aquellos que lo son por naturaleza, por incorporación y por destino. Se les denomina bienes inmuebles corporales. Existe una categoría final denominada inmuebles por analogía que recoge los derechos que recaen sobre bienes inmuebles en aquellos países donde las cosas incorporales también entran dentro de la clasificación en muebles e inmuebles. Los inmuebles por naturaleza son el suelo y todas las partes sólidas o fluidas que forman su superficie y profundidad, como por ejemplo las minas, las canteras y los escoriales (mientras su materia permanece unida al yacimiento), y las aguas naturales o embalsadas, así como todo lo que se encuentra bajo el suelo, sin que intervenga la obra del hombre. Se consideran inmuebles por incorporación los edificios, caminos y construcciones de todo género adheridas al suelo, los árboles y plantas, y los frutos pendientes, mientras estuvieran unidos a la tierra o formaran parte integrante de un inmueble (no, por ejemplo, si están en macetas o cajones que puedan transportarse de un lugar a otro), así como todo lo que esté unido a un inmueble de una manera con carácter fijo, de suerte que no pueda separarse de él sin producir quebrantamiento de la materia o deterioro del objeto. Los inmuebles por destino son aquellas cosas muebles que son dispuestas con intención (como accesorios de un inmueble) por el propietario de éste, sin estarlo de forma física. Así, suelen considerarse dentro de esta categoría las estatuas, relieves y otros objetos de uso y ornamento emplazados en edificios o heredadas por el dueño (de tal forma que revele el propósito de unirlos de un modo permanente al fundo) las máquinas, instrumentos, utensilios de labranza y minería y demás utensilios destinados a la industria o explotación que se realice en un edificio o heredad, los viveros de animales, palomares, colmenas, estanques o criaderos análogos cuando el propietario los haya instalado o los conserve con el propósito de mantenerlos unidos a la finca de forma permanente, así como los abonos destinados al cultivo de una heredad que se encuentren en las tierras que han de utilizarse. Los bienes inmuebles han recibido de modo tradicional un trato más severo para su adquisición, enajenación y en general para su tráfico, porque se han considerado como la base del patrimonio y la solvencia del sujeto. Este diferente trato, respecto de los muebles, proviene en esencia de la época medieval y continuó durante el periodo codificador gracias, entre otros factores, al auge de la fisiocracia que contemplaba la naturaleza como la única fuente de rentas. En la actualidad, junto al Derecho civil codificado, es corriente la presencia de leyes especiales que regulan determinados tipos de inmuebles (legislación agraria y urbanística) o que regulan contratos referentes a ellos (arrendamientos urbanos y rústicos por ejemplo) con una finalidad más social que la mera conservación de los mismos dentro del patrimonio. Estos conceptos y referencias encuentran sus diferencias según el país de aplicación y la tradición que en ellos impere. Se dice de los bienes que no pueden transportarse, ejemplo: edificio, vivienda. La tierra y todo lo adherido permanentemente a ella. Terrenos y mejoras de terrenos, incluyendo edificios y accesorios; también árboles madereros en pie y árboles frutales. Suelen clasificarse así aquellos que lo son por naturaleza, por incorporación y por destino. Se les denomina bienes inmuebles corporales. Existe una categoría final denominada inmuebles por analogía que recoge los derechos que recaen sobre bienes inmuebles en aquellos países donde las cosas incorporales también entran dentro de la clasificación en muebles e inmuebles. Los inmuebles por naturaleza son el suelo y todas las partes sólidas o fluidas que forman su superficie y profundidad, como por ejemplo las minas, las canteras y los escoriales (mientras su materia permanece unida al yacimiento), y las aguas naturales o embalsadas, así como todo lo que se encuentra bajo el suelo, sin que intervenga la obra del hombre. Se consideran inmuebles por incorporación los edificios, caminos y construcciones de todo género adheridas al suelo, los árboles y plantas, y los frutos pendientes, mientras estuvieran unidos a la tierra o formaran parte integrante de un inmueble (no, por ejemplo, si están en macetas o cajones que puedan transportarse de un lugar a otro), así como todo lo que esté unido a un inmueble de una manera con carácter fijo, de suerte que no pueda separarse de él sin producir quebrantamiento de la materia o deterioro del objeto. Los inmuebles por destino son aquellas cosas muebles que son dispuestas con intención (como accesorios de un inmueble) por el propietario de éste, sin estarlo de forma física. Así, suelen considerarse dentro de esta categoría las estatuas, relieves y otros objetos de uso y ornamento emplazados en edificios o heredadas por el dueño (de tal forma que revele el propósito de unirlos de un modo permanente al fundo) las máquinas, instrumentos, utensilios de labranza y minería y demás utensilios destinados a la industria o explotación que se realice en un edificio o heredad, los viveros de animales, palomares, colmenas, estanques o criaderos análogos cuando el propietario los haya instalado o los conserve con el propósito de mantenerlos unidos a la finca de forma permanente, así como los abonos destinados al cultivo de una heredad que se encuentren en las tierras que han de utilizarse. Los bienes inmuebles han recibido de modo tradicional un trato más severo para su adquisición, enajenación y en general para su tráfico, porque se han considerado como la base del patrimonio y la solvencia del sujeto. Este diferente trato, respecto de los muebles, proviene en esencia de la época medieval y continuó durante el periodo codificador gracias, entre otros factores, al auge de la fisiocracia que contemplaba la naturaleza como la única fuente de rentas. En la actualidad, junto al Derecho civil codificado, es corriente la presencia de leyes especiales que regulan determinados tipos de inmuebles (legislación agraria y urbanística) o que regulan contratos referentes a ellos (arrendamientos urbanos y rústicos por ejemplo) con una finalidad más social que la mera conservación de los mismos dentro del patrimonio. Estos conceptos y referencias encuentran sus diferencias según el país de aplicación y la tradición que en ellos impere.

Bienes libres

Los que no tienen cargas.

Bienes litigiosos

Los que son objeto de un litigio o pleito.

Bienes mostrencos

Los muebles o semovientes que se encuentran perdidos o abandonados sin saberse de su dueño.

Bienes muebles

Los que, por oposición a los inmuebles, se caracterizan por su movilidad y posibilidad de traslación, y ciertos derechos a los que las leyes otorgan esta condición.

Bienes nullius

Bienes sin dueño.

Bienes parafernales

Los privativos de la mujer casada. “Son parafernales los bienes que la mujer aporta al matrimonio sin incluirlos en la dote y los que adquiere después de constituida ésta sin agregarlos a ella”.

Bienes propios

Los de un municipio o entidad local menor no afectos al uso común de los vecinos sino a producir rentas patrimoniales.

Bienes raíces

Constituye sinónimo de bienes inmuebles.

Bienes relictos

Se denominan así los bienes hereditarios, los dejados por el difunto.

Bienes reservables (reservativos)

Los heredados bajo precepto legal de que pasen después a otra persona en casos determinados.

Bienes semovientes

Las cosas que se mueven por sí mismas, como los animales.

Bienes troncales

Los que en las sucesiones, muerto sin descendencia el causante, no pasan al heredero ordinario, sino que requieren persona de la línea o familia de donde procedan.

Bienes vacantes

Los que no tienen dueño conocido.

Bigamia

Estado del hombre casado a la vez con dos mujeres; o de la mujer con dos maridos simultáneos. En Derecho Penal, el delito que comete una persona cuando contrae nuevo matrimonio sin haber sido disuelto el anterior. Es la circunstancia a en la que se encuentra un sujeto que al tiempo mantiene un doble vínculo matrimonial, no siendo ello admitido en nuestro Ordenamiento por existir el impedimento de ligamen que impide la celebración válida de una segundo matrimonio, constante el primero. La prohibición de la bigamia, de sólido arraigo en nuestra cultura se encuentras formulada en el artículo 46 CC al decir que no pueden contraer matrimonio… los que estén ligados con vínculos matrimoniales, pero es en el articulo 73 CC en donde se fija el tipo de patología del matrimonio celebrado contraviniendo dicha prohibición. En efecto, se considera nulo, cualquiera que sea la forma de su celebración, el matrimonio celebrado entre las personas a que se refiere el articulo 46 CC. El análisis del supuesto que nos ocupa tanto puede hacerse desde la óptica de las incapacidades para contraer, como desde la perspectiva de las prohibiciones. De manera que existiendo impedimento de ligamen hay autores que lo plantean como un supuesto de incapacidad absoluta para contraer matrimonio y otros lo hacen entendiendo que se trata de un matrimonio prohibido. Bigamia: De bis doble, y gamos matrimonio, es decir matrimonio doble y segundo matrimonio. Estado del hombre casado a la vez con dos mujer: o de una mujer con dos maridos simultáneos. En Derecho Penal , el delito que comete una persona cundo contrae nuevo matrimonio sin haber sido disuelto el anterior.

Bilateral

Perteneciente o relativo a los dos lados, partes o aspectos que se consideran. Contrato que hace nacer obligaciones recíprocas entre las partes. (Que consta de dos lados o partes). Características de las normas jurídicas que las diferencia de las morales en virtud de que aquellas imponen deberes correlativas a facultades o derechos correlativos a obligaciones. Se explica con la afirmación de que frente al jurídicamente obligado (sujeto activo) se encuentra una persona (sujeto pasivo) facultada a reclamarle el cumplimiento de su deber. La coordinación objetiva de las acciones posibles entre varios sujetos, según un principio críitico que la determina excluyendo todo impedimiento.

Bono de prenda

De acuerdo al Art. 229 de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, el bono de prenda acredita la existencia de un crédito prendario constituído sobre las mercancías o los bienes indicados en el certificado de depósito al que este adherido. Son una modalidad de las obligaciones de sociedades, caracterizada fundamentalmente por la utilización de cortos plazos de amortización. La mera denominación de bono, sin mas, no es indicativa de un régimen jurídico propio y peculiar, distinto del de las obligaciones de sociedad.

Bonos

Los bonos no son más sino una modalidad de las obligaciones de la sociedad, caracterizada fundamentalmente por la utilización de cortos plazos de amortización. Ésta característica , sin embargo, no comporta especialidad jurídica de ningún tipo. Certificado que produce interés. Certificados o documentos que otorgan a su titular un derecho creditorio a participar en las utilidades de una sociedad anónima sin poseer los derechos políticos y patrimoniales inherentes a la generalidad de las acciones.

Buena fe

Conjunto de exigencias de lealtad, corrección y rectitud en el ejercicio de los derechos y en el cumplimento de las obligaciones, impone a todas las personas la solidaridad en la cual se funda la pacífica convivencia. A los postulados de la buena fe deben ceñirse las actuaciones de los particulares y de las autoridades públicas. La buena fe se presume en todas las gestiones adelantadas por un particular ante la autoridad. Rectitud y cumplimiento de las obligaciones en el derecho. Se deben tomar en cuenta principalmente los actos de las personas particulares y el de las autoridades públicas.Se puede seguir el rastro del abuso del derecho en el pensamiento contemporáneo, los juristas observan con desconfianza a esta institución, solamente la ley tiene el poder y la obligación de limitar las actividades del ser humano, mientras estén dentro de estos limites, estos no tendrán inconvenientes, porque sino, todos estaríamos bajo el juzgamiento de los poderes públicos, y la seguridad y libertad estarían perdidas. Por lo tanto, el hombre debe saber de antemano que es lo que puede hacer y lo que no fijándose a través de la ley.

Buena fe

Criterio de conducta al que ha de adaptarse el comportamiento honesto de los sujetos de derecho. En las relaciones bilaterales, comportamiento adecuado a las expectativas de la otra parte.